B.A. Paramadvaiti Swami

Un amigo verdadero es aquel que es humilde, incondicional y dedicado

Amigos de Darshan y queridos discípulos míos, este mensaje es una reflexión personal sobre lo he qué he aprendido acerca de nuestra sociedad moderna, y nuestro modelo educativo. Es alentador siempre encontrar una razón más para esforzarnos cada día por enseñar una verdadera educación que despierte valores de respeto y amor en nuestra comunidad; formando seres integrales, sabiendo que esto se logra cuando se sirve mejor. Todos queremos progreso en este mundo, es algo natural para el ser, queremos progreso en la belleza, en la salud, en el prestigio, en la sociedad, en la vivienda, en nuestra educación. Y así, cuando uno quiere una posición superior comienza la lucha en el mundo, cada uno mirando quién alcanza más rápido esas metas. Esto abre la puerta a la competencia y generalmente a una competencia desigual, una competencia que penetra el mundo entero, penetra en los medios políticos, financieros, artísticos y crea una atmósfera despiadada.

En este mundo no es importante lo que tú sabes, sino a quién conoces y debido a esto en este mundo se están transando favores entre uno y otro, o tratando injustamente a los menos favorecidos, la suma total del asunto se llama: El mundo moderno. Cuando uno tiene algún éxito en este medio, cuando logra algo armonioso, es casi seguro que se olvida su propósito sincero y se convierte en un objeto irreal rodeado de falsas adulaciones; si eres una figura pública pierdes su sencillez, ya nadie te puede hablar, sino tiene un nivel de elite específico. Los ricos sólo se quieren relacionarse con los ricos en una sociedad de clases donde dominan los complejos de superioridad e inferioridad en medio de una tremenda influencia de antipatías, prejuicios (y a veces simpatías), todo esto mezclado en relaciones poco sinceras. ¿Qué hacer al respecto? Los Maestros del Yoga nos han dado las pautas: Srila Prabhupada, por ejemplo, valientemente hizo frente a las circunstancias del mundo actual y denunció las elites falsas mostrando lo peligroso que son la riqueza, las desviaciones sexuales, la fama y el poder, además nos explicó que un amigo verdadero es aquel que es humilde, incondicional y constante. Un buscador de la verdad debe ser capaz de manejar un millón de dólares y seguir viviendo como una humilde persona, sin cambiar su estilo de vida a una vida de comodidad El mundo se distingue entre enriquecimiento ilícito y licito, el primero ganarse el dinero a costa de los demás y bajo una presentación falsa; y el segundo es trabajar muy duro, no decepcionando a los demás. Ese tipo de riqueza puede ser en verdad lícita. De igual forma esto en realidad solamente es aplicable las personas en su vida privada familiar porque para un verdadero monje renunciante o practicante monástico, existe un voto de pobreza, pues no tienen bienes personales y de esta forma siempre son bendecidos por Dios mismo. Ellos, por ejemplo, dedican sus vidas a servir en los más lindos lugares que son ofrecidos al mundo como “los destinos de la sabiduría védica”. Son tan lindos, y agradables, y además en ellos siempre se disfruta ricos alimentos vegetarianos y se goza de la compañía de las personas más amables y amigables, que siempre nos enriquecen con mensajes de amor y respeto por todo el mundo. Así, en contraste con este mundo, podemos encontrar personas que buscan el bien de todos, dan refugios a todos, y nos enseñan a dar amor, dar amor y dar amor, esa es la filosofía. Nosotros hemos tomado esto como visón y misión, en un intento de compartir la solución que Srila Prabhupada nos trajó a occidente para aliviar estos problemas. De esta manera tenemos la tarea de abrir centros culturales dedicados a enseñar una filosofía de respeto, amor y unión (algo que comúnmente no se enseña en las universidades), donde sólo exista una competencia sana por ser mejor para servir mejor, así iniciamos este mensaje y lo terminamos acá, donde nos replanteamos a quienes servimos y como lo hacemos, puesto que nunca será igual la cantidad que la calidad. Es mejor dedicar tu vida a una cusa justa que a una idea vana y cambiante. Esta es mi gran invitación para cada uno de ustedes. Con mucho aprecio para cada uno me despido. Su amigo de corazón Swami B. A Paramadvaiti

Page last modified on November 03, 2010, at 06:07 AM