Enciclopedia


Personalidades

Visvanatha Cakravarti Thakura

Acarya vaisnava, eslabón de la sucesión discipular. Es el sexto Maestro en la línea que desciende de Sri Caitanya Mahaprabhu.

La historia de Sri Vishvanatha Chakravarti es conocida sólo entre los Gaudiya Vaishnavas. Ellos hablan de la excelencia sobresaliente en logros demostrada por Srila Chakravarti Thakura al examinar el Srimad Bhagavatam y el Bhagavad-gita, al igual que, acerca de su completo entendimiento de las opiniones expresadas por los Seis Goswamis en sus propios libros. Nuestro Thakura es el acharya, guardián y protector del período intermedio en el desarrollo histórico del Gaudiya Vaishnava Dharma.

Hoy en día, entre los Vaishnavas hay un dicho en relación a los tres libros más famosos de Chakravarti Thakura:

kirana bindu kana, e tin vaisnava pana

“Estos tres libros, Ujjvala-nilamani-kirana, Bhakti-rsamrta-sindhu-bindu y Bhagavatamrta-kana, son apreciados y utilizados por los Vaishnavas como su mayor riqueza”

En conexión a esto, también escuchamos el siguiente verso por doquier:

visvasya natha-rupo ‘sau
bhakti-vartma-pradarsanat
bhakta-cakre varttitatvat
cakravarty akhyaya bhavat

“Porque él les mostró a los vishva-vasis (residentes del universo material) el sendero del bhakti, es llamado Vishvanatha; y por estar situado entre el chakra (círculo) de devotos, a él se le llama Chakravarti”

Sri Vishvanatha Chakravarti Thakura nació en una familia de Brahmanas ubicada en el área de Radha-desa en el Distrito de Nadia en Bengal Occidental. De acuerdo con algunos, el usaba el seudónimo ‘Hari-vallabha’. Tenía dos hermanos mayores de nombres Ramabhadra y Raghunatha, durante su niñez estuvo en Deva-grama. Una vez terminados sus estudios en vykarana (gramática Sánscrita), se mudó a Saiyadabad-grama en el Distrito de Murasidabad, en donde estudió los bhakti-shastras (literatura sobre la devoción) en el hogar de su Guru, Sri Radha-ramana Chakravarti.

Tratando de determinar el tiempo de vida de Chakravati Thakura, vemos que él establece al final de su Sri Krishna-bhavanamrta, que este libro fue terminado el día de la luna llena del mes de Phalguna, 1607 Saka (1685 A.D.) Este era el día conmemorativo de la auspiciosa aparición de Sri Chaitanya Mahaprabhu en la luna llena de Febrero-Marzo. Podemos calcular que estuvo presente en este mundo durante 70 años.

Desde su misma infancia, en el corazón de Sri Vishvanatha estaba ya plantada la semilla de vairagya por la misericordia del Señor. En cuanto esa semilla germinó, su deseo de dejar todas las conexiones mundanas se incrementó mas y más. Aunque estaba haciendo mucho servicio en Saiyadabad al enseñar Sánscrito a los estudiantes, aun sentía un pizca de la fama mundana y adoración que se había ganado en conexión a esa escuela. Consultó con su hermano mayor, y pidió permiso para viajar a Vraja-dhama. Su Guru le dio sus bendiciones y así Vishvanatha se despidió de su madre y procedió felizmente en su camino. Al llegar a Vrindavana, Vishvanatha recibió un gran impacto, encontró que la divina opulencia del bosque sagrado ya no estaba presente como antes. Al notar esta desafortunada reversión en la devastada Vraja se sintió muy agraviado. Se percató de que era necesario restaurar el área a su previo esplendor y aceptó personalmente la responsabilidad de hacerlo a pulso. Deambulaba por toda Vraja tomando nota del extenso trabajo que tenía que hacerse, y se topo con un gran devoto Sri Mukunda Dasa quien vivía en el bhajan-kutir de Srila Krishnadasa Kaviraja en el Radha-kunda, se quedó ahí por algún tiempo. Tenía que consolar a Mukunda Dasa , quien sentía mucho dolor por la reciente desaparición de Srila Kaviraja Goswami. Mukunda Dasa trabajaba entonces en un libro sobre los pasatiempos de Krishna pero como se estaba haciendo viejo le pidió a Vishvanatha, con gran afecto, que lo terminara por él.

Haciendo el determinante voto de restaurar la morada sagrada a su virtud original, Vishvanatha siguió adelante, firmemente resuelto a involucrarse en la difícil tarea que enfrentaba, pero hubieron muchos obstáculos y retrasos frente a una cruzada tan solitaria. Entonces, sintió la necesidad de un asistente para que lo apoyara en tan gran responsabilidad. Pero ¿dónde se podía encontrar una persona tal? Contratar a un karmi a sueldo estaba descartado, no sólo por ser irónico, sino también, de alguna manera, una perturbación innecesaria. Sabiendo que el Señor de Vraja cumple todos los deseos, Vishvanatha confió en el misericordioso Señor para que hiciera lo necesario.

Un día, otro gran vairagi llegó a Vrindavan. Siendo también vasto en materia del conocimiento sobre sisksa y diksa ( la verdad espiritual y la iniciación), parecía ser el compañero ideal para Vishvanatha y consideraron de inmediato, trabajar en equipo para empezar el enorme reto de restablecer Vraja-dhama y regresarla a su estado original. El nombre del recién llegado era Baladeva Vidya-bhusana.

Aunque todos los obstáculos materiales del mundo no les hacían nada al Bengalí renunciante, Vishvanatha y su compañero asceta de Orisa, Baladeva –juntos, una vez más, abrieron la reserva de amor extático por Dios, causando con ello, que la corriente de néctar continuara emanando ilimitadamente.

Sri Radha-ramana le pidió a Vishvanatha que hiciera una copia para él, del Srimad Bhagavatam. La historia es bien conocida que, donde quiera que Vishvanatha se sentaba a escribir, no sólo era automáticamente resguardado del ardiente sol, sino también protegido contra las lloviznas. Aun durante los efusivos aguaceros , las gotas de lluvia simplemente caían al rededor del bienaventurado y absorto Vishvanatha por todos lados, sin tocarlo ni a él, ni a sus manuscritos.

En relación a esto hay una historia, relativamente reciente en tiempo, referente a esta cualidad única de impermeabilidad, de los libros de Vishhvanatha. Había un gran devoto de nombre Siddha Krishnadasa Baba que vivía en la aldea de Govardhana a principios del siglo XVII. En una ocasión Krishnadasa tuvo un ataque de éxtasis y cayó a las aguas del sagrado lago Manasi-ganga en Govardhana. Permaneció bajo el agua durante tres o cuatro días, y finalmente emergió con un manuscrito del Srimad Bhagavatam escrito por Srila Vishvanatha Chakravarti Thakura mismo y este estaba… ¡tan seco como se puede estar! De esta manera, hay muchas historias maravillosas en conexión con las grandes almas, tales como Sri Vishvanatha Chakravarti. No es nada fuera de lo común que sucedan milagros en las vidas de los exaltados sirvientes del Señor.

Por la misericordia de su maestro espiritual, Srila Vishvanatha Chakravarti Thakura vivió en muchos diferentes lugares dentro de Vraja-dhama y ahí compuso variadas literaturas trascendentales. La mayoría de estos libros son, hoy en día, muy difíciles de encontrar; no obstante, algunos pocos de ellos son bien conocidos y considerados como la supremamente honorable riqueza de los Gaudiya Vaishnavas.

Algunas veces Srila Chakravarti Thakura vivió en Sri Govardhana, algunas otras a las orillas del Sri Radha-kunda, algunas veces en Sri Yavata y otras en Sri Vrindavana dentro de las inmediaciones del templo de Gokulananda. Sus movimientos de aquí para allá se hacen evidentes y claros en las declaraciones al final de sus libros.

Adorando a Sus Señorías de Vrindavan de día y de noche, la brillante estrella que fue Vishvanatha Chakravarti gradualmente se esconde en el horizonte y así deja su cuerpo en el Sri Radha-kunda, causando de esa manera, que la noche obscura de su separación sea sentida por todos los Vraja-vasis Vaishnavas. Al saber que se ha ido a servir a su amada Divina Pareja, los residentes de Vraja celebraron un festival en honor a Vishvanatha. Por que realmente había partido en un momento auspicioso en la celebración igualmente auspiciosa del día Sri Vasanta-pancami (El día del Festival de Primavera de Sri Sri Radha-Krishna), el cual es el quinto día de la brillante luna creciente en el mes de Magha (Enero-Febrero). Después, su cuerpo fue puesto en samadhi en Pathara-pura (Pratap-bazar) de Vrindavan., pero actualmente, su samadhi se encuentra en las inmediaciones del templo de Sri Gokulananda, junto a los samadhis de Sri Lokanatha Goswami y Sri Narottama Dasa Thakura.

radha-kunda-nivasinam su-vimale san-mandale bhasinam
rupavesa-yutam nutam hari-janaih premabudhaus sampiutam
dhanyam nanda-tanuja-pujana-ratam bhaktesu ganyam pura
ganthalim racayantam ujjvala-rasam sriivisvanatham bhaje

“A aquel quien fue un constante residente de Sri Radha-kunda, supremamente puro, radiante en el círculo de santos sabios, abrumado con el avesa (empoderamiento) de Sri Rupa Goswami,, honrado por los grandes devotos del Señor Hari, siempre sumergido en el océano de extático prema, benditamente afortunado, constantemente empeñado en la adoración al hijo de Nanda Maharaj, contado respetablemente entre los grandes bhaktas, previamente absorto en escribir (en la forma de Srila Rupa Goswami) tantos libros que tratan sobre las más brillantes dulzuras del amor conyugal , yo adoro a Sri Vishvanatha”

Escritos

Page last modified on May 26, 2008, at 07:51 PM