Atulananda Acarya

Descargar pdf

Bhakti y Familia

Como la vida de pareja y de familia debe estar centrada y sostenida por el amor, sin duda en ellas es de gran importancia la práctica del bhakti. Éste debe ocupar un lugar predominante, ya que es la ciencia que nos enseña a amar, que nos permite amar en forma real. No podemos separar bhakti de la pareja ni de la familia. Bhakti debe ser la base de todo en nuestra vida. ¿Si debemos ocupar bhakti incluso para comer, qué decir entonces para algo tan fundamental como la familia?

Bhakti está en todo, debe estar en todos los aspectos de la vida de un hombre y de una mujer superiores. Superior significa no dejarse arrastrar por deseos caprichosos, sino que sujetar firme las riendas de una sana inteligencia y tomar el camino que conduce a la verdadera meta, que es el amor puro por Dios.

Bhakti ennoblece nuestra existencia al hacernos ver como eternos sirvientes de Dios. Bhakti nos diviniza, al recordarnos nuestro eterno compromiso con la trascendencia. Bhakti es lo que nos va a elevar; la mente y los sentidos nos degradan. En nuestra lamentable condición actual sentimos el bhakti como un enemigo y vemos nuestra mente y sentidos como amigos. Pero bhakti es el amigo de nuestro ser superior y nos relaciona con los demás en ese mismo nivel.

En esta altura alcanzada por el bhakti no existe el rencor ni la enemistad. Bhakti sólo está apoyando el amor, sólo está dando esta solución, esta única salida. Por ello nos obliga a elevarnos. Si hay bhakti, no puede haber divorcio, no puede haber separación. Pues bhakti, siendo el yoga supremo, nos conduce a la suprema unión.

Bhakti trae consigo la comprensión, la tolerancia, la humildad, que son cualidades fundamentales para que una buena relación se pueda dar. Una buena relación no puede estar basada en la atracción física ni en la vida sexual, vemos, a este respecto, que los artistas, modelos y demás personas famosas por su belleza y dedicación a la vida sexual, son las que más fracasan en sus relaciones conyugales. ¿Para qué entonces seguir neciamente sus ejemplos? Para centrar la vida en el sexo y en el placer sensual no se necesita de ninguna voluntad superior, sólo hay que dejarse arrastrar por los deseos propios de la conciencia animal, y por supuesto estos no nos pueden dar ninguna satisfacción real, porque la satisfacción es un pedido del espíritu, de la conciencia.

La mente y los sentidos aparentan buscar felicidad y satisfacción, pero en realidad sólo quieren atender sus curiosidades y caprichos, y el que los sirve está la mayoría de las veces conciente, de que éstos sólo lo conducirán a una mayor frustración y dolor.

Vemos, por otro lado, que a mayor conciencia, mayor es el deseo de una satisfacción más plena y perdurable, más sana y universal. Por ello el deseo de satisfacción proviene del espíritu y sólo se satisface en el espíritu, que es el único que cuenta con los elementos de eternidad y conciencia que son prerequisitos indispensables para llegar a anandam, a la gran felicidad.

Bhakti nos enseñará a respetar a nuestro cónyuge y a nuestros hijos, a verlos como almas. Bhakti no permitirá que les hagamos algún daño, o que a nosotros nos hagan alguno.

Bhakti hará que esperemos el máximo bien de Krsna y no de una persona mortal, gracias a esto, uno no exigirá de su cónyuge ni de sus hijos lo que no están en capacidad de dar. Tampoco los verá a ellos como la causa de sus sufrimientos, sino que se culpará a sí mismo. Todo esto permite y facilita una mayor tolerancia y comprensión.

Si quiere más satisfacción y felicidad, el bhakta entenderá que debe profundizar su bhakti, que debe desarrollar un sentimiento de agradeciemiento y de satisfacción para con Dios y para con todas las circunstancias de su vida. Todo lo que le suceda en su familia lo verá como un arreglo enviado por el Supremo para su avance espiritual y así lo tomará.

Nunca culpará a su cónyuge o hijos por su sufrimiento personal. Podrá, desde luego, corregir lo que sea necesario, pero sin rencor ni ira, sino que teniendo en cuenta que los errores son inevitables y necesarios para el crecimiento. Los errores también son buenos porque nos obligan a pedir perdón y a perdonar.

Bhakti hará florecer nuestro amor por todas las criaturas y la preocupación por el bien de todos. Si esto es naturalemente así, es un hecho que también la familia estará incluida en este interés. No debemos temer pensando que si Krsna nos llama a Su servicio vamos a descuidar otros deberes. En el mismo Bhagavad Gita vemos que Él forzó a Arjuna a luchar por el bien de su pueblo, a pesar de que Arjuna manifestó su deseo de retirarse y de llevar una vida de mendigo.

Krsna mismo es el creador del sistema social y del grhastha asram, y Él mismo encarna para mostrar cómo deben ser un esposo y una esposa ideales, cómo es un rey, un padre, un hijo, etc. En Su forma de Rsabhadeva, Krsna instruye que un padre y una madre, que un esposo y esposa, deben ser Gurus. De este modo, Él no deja de darles un lugar de fundamental importancia en la estructura social y en Su plan de liberación. Vemos que Sri Caitanya Mahaprabhu se hizo famoso como “El devoto de Su madre”, y Srila Prabhupad dedicó su hermoso libro de Krsna a la memoria de su padre, a quien presenta como su primer Guru.

El mismo descenso del Ganges a esta tierra fue gracias al deseo del rey Bhagirath de liberar a sus antecesores, él hizo austeridades formidables para conseguir este fin; y por último, Krsna mismo promete liberar hasta cuarenta generaciones de la familia de un devoto puro, y Srila Prabhupad comenta en un significado del Srimad Bhagvatam, que con esto Krsna quiere decir que liberará cuarenta generaciones para arriba y para abajo, de todas las familias que ese devoto tuvo en todas sus encarnaciones.

De este modo, podemos ver en forma clara que bhakti es una bendición para la familia en sí y para todas las familias que nos antecedieron y que nos van a preceder en varias generaciones, de acuerdo al nivel de nuestra devoción.

Volviendo más al tema anterior, marido y mujer deben tener muy claro que para que su matrimonio e hijos sean exitosos, deben cultivar lo más posible la devoción. Al menos los esposos deben hacerlo y dar este buen ejemplo a sus hijos, como la más valiosa herencia que uno les puede dejar.

Jamás debemos pensar que nuestros hijos serán los buenos devotos mientras nosotros nos dejamos estar. Tampoco podemos esperar que la esposa o el esposo lleve por sí solo la devoción para beneficio de la familia, no, marido y mujer deben participar con la mayor seriedad posible.

Gurudeva Paramadveti varias veces ha reafirmado el hermoso dicho de que: “la familia que ora unida, permanece unida”. Gurudeva también ha dicho que las desaveniencias y discusiones son sólo productos del ego, por ello, una vez más, vemos que sólo recurriendo al bhakti podremos librarnos de su influencia, ya que bhakti es la única medicina que erradica el ego para establecer la humildad.

Así como bhakti sostiene todos los demás procesos del yoga conocidos como karma, jñana, raja, etc., del mismo modo, sólo bhakti sostiene los procesos políticos y sociales de toda comunidad.

No veamos por ello a bhakti como una amenaza a nuestra familia o a nuestros afectos. No, bhakti va a purificar y va a sublimar nuestros sentimientos, nunca los va a ignorar o a suprimir. Es una gran ofensa a la diosa del Bhakti dudar en algún momento de su buena capacidad e intención.

La diosa del Bhakti es nuestra madre que ha venido especialmente en esta vida a bendecirnos con su presencia, presentándose libremente ante nosotros para darnos su gracia sin causa.

Bhakti no permite el adulterio, no permite que busquemos el placer sensual. Bhakti no permite que dejemos de comprender, de perdonar, que dejemos de querer y de agradecer, no permite la falta de sacrificio por los otros y la falta de amistad. ¿Cómo entonces no va a ser bhakti la mayor bendición para toda relación?

Muy por el contrario, bhakti garantiza la buena calidad de los sentimientos de una persona y es tan sensible, que la más mínima molestia que uno le cause en forma innecesaria a otra entidad, es vista por ella como una ofensa que se debe corregir.

Sri Krsna mismo no pide todo el amor para Sí. Él dice que Sus devotos deben ser adorados incluso más que Él. Como mencionamos antes, Rsabhadev dice que en la familia cada uno debe ser un Guru, y por lo tanto, debe ser una persona querida y respetada por los demás. La persona que piensa que el amor debe ir sólo para Krsna, es un kanistha adhikari, que tiene muy limitada capacidad de amar y que siente envidia por los demás.

De este modo, bhakti nos da el amor por todos, pues Krsna mismo es el símbolo máximo del amor, por ello, los que están más cerca de Krsna, son los que más y mejor aman a los demás. Este amor incluye a todos, no es excluyente, y la familia ideal, perfecta y pura, debe ser un verdadero manantial de este amor, que se distribuye en forma generosa a toda la sociedad.

La familia actual se encierra en el frío egoísmo de sus intereses personales y a causa de esto, en lugar de ser una verdadera central de emanación de amor, es una frustrada y ególatra central de lujuria, con una poco confiable apariencia de amor.

En el concepto Vaisnava, los grhasthas son verdaderos predicadores preocupados por el bien de los demás. Narada Muni dice en el Srimad Bhagvatam que los grhasthas deben ver incluso a los ratones y escorpiones como si fuesen sus propios hijos. Imaginen cuánto amor, cuánta conciencia de Krsna debe haber en una familia así.

En la cultura Védica, estar casado era un requisito para ser un maestro espiritual, ya que de ese modo podía permanecer en un lugar e instruir a sus discípulos. Srila Prabhupad quería que los presidentes de templo fuesen mayormente grhasthas y que los sannyasis se dedicaran más a viajar y a predicar. De este modo vemos que la vida familiar no nos excluye en lo más mínimo de la vida espiritual, por el contrario, por su gran exigencia, responsabilidad y compromiso, nos obliga a intensificar nuestra devoción.

Bhakti está ahí tendiéndonos su generosa mano y si somos serios con nosotros mismos y con quienes tenemos amorosamente bajo nuestro cargo, nos preocuparemos mucho de nuestro crecimiento interior, para ser una fuente de alivio y de bendición para todos los que nos acompañan en este largo camino de la vida, sin decepcionarlos ni traicionarlos nunca.

Sólo por la gracia de bhakti podremos cumplir nuestros grandes deberes, para con nuestra alma y la de los demás.

Lo que Sri Krsna crea para tu bien, también lo mantiene para tu bien. Así debes ver cada cosa que Krsna te envía, y por encima de todo, Él graciosamente nos ha dado el bhakti, la gran herramienta y arma para enfrentar y resolver cualquier dificultad que se nos pueda presentar.

Confiemos por ello en bhakti, entreguémonos de cuerpo y alma a ella, dependamos del todo en ella, y ella se encargará de llevarnos por el brillante camino, bajo la auspiciosa luna, que abre el loto blanco de nuestra buena fortuna y nos muestra el océano siempre creciente del gozoso sankirtan.

Hare Krsna,

Con reverencias a todos los devotos y madres que desean hacer un éxito su compromiso con Sri Guru, dentro de su vida familiar.

Vaisnava-dasanudas, atulananda das.

Ensayo escrito por: Atulananda Acarya

Editor en Bhaktipedia: Sati dd

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported License
Page last modified on April 18, 2008, at 04:08 PM